HomeSopas y salsasSopa de Ajo

Sopa de Ajo

Origen: Castilla La Mancha

Sopa de ajo

La sopa de ajo, o sopa castellana como también se la conoce, es otro plato español con un orígen humilde. Fueron los pastores castellanos los responsables de crearlo cuando tenían que recorrer largas distancias y necesitaban un plato que no sólo les calentase en las frías noches de invierno, sino que también les proporcionase mucha energía en un solo plato.

Como plato popular, ha sufrido algunos cambios y evoluciones a lo largo del tiempo y como tal, tiene muchas variantes. Sin embargo, la receta básica es la misma en todos los casos: agua, pan duro (normalmente restos del día anterior), pimentón, ajo, aceite de oliva y especias.

A pesar de que su génesis tuvo lugar en Castilla, la sopa de ajo se comsume en todo el país. Ha sido una comida típica durante muchos años, y a veces se come tan sólo un par de horas después de desayunar, con uno o dos huevos en el caldo para que se hagan con el propio calor de la sopa. Esto puede sonar un poco asqueroso, pero -según algunos expertos- ¡es una gran cura para la resaca!

En algunos lugares es un plato muy común durante la Cuaresma, el cual es uno de los motivos por los que puede que parezca que España huele a ajo en torno a la Semana Santa. En el pasado era bastante común servir sopa de ajo en las bodas, con perejil y huevo cocido cortado en pedacitos.

La sopa de ajo o sopa castellana no sólo tiene un sabor delicioso, sino que también es tremendamente saludable.

Las variaciones de la sopa de ajo usan básicamente los mismo ingredientes de base pero añaden otros a la mezcla para cambiar el sabor. Por ejemplo, en Andalucía le aáden coliflor al agua y no usan pimentón. La gente en Aragón le añade un huevo y pan frito en mantequilla o grasa de cerdo (picatostes); en La Rioja añaden tomates cortados y pimientos verdes; en Navarra usan un tipo de pimentón deshidratado en lugar de fresco, llamado pimiento choricero, y así muchas más variaciones.

Así que no importa cómo prefieres tu sopa de ajo, le puedes añadir tantos ingredientes distintos como desees mientras los básicos permanezcan igual. La sopa de ajo es fácil de preparar, usa ingredientes comunes y lleva muy poco tiempo de preparación. Y además, al haber sido diseñada para las noches frías en el campo, ¿qué mejor sopa que esta para calentarse en una dura noche de invierno?

Receta de Sopa de Ajo o Sopa Castellana

Receta Sopa de ajo

Ingredientes (6 raciones):

  • 10 dientes de ajo
  • 12 rodajas de pan duro (del día anterior)
  • 150 gramos de jamón serrano
  • 2 1/2 litros de caldo de carne
  • Sal y pimienta a gusto
  • 2 cucharadas de pimentón
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 6 huevos

Preparación:

  • Pela y corta las cabezas de ajo en trocitos, no necesariamente muy pequeños
  • Calienta aceite en una sartén grande y añade el ajo. Fríe levemente el ajo hasta que se dore, y añade el jamón cortado.
  • Añade 6 rodajas de pan y remueve con un cucharón de madera hasta que los ingredientes estén bien mezclados. Retira la sartén del fuego y espolvorea el pimentón, que le da a la sopa su color rojizo y proporciona aroma.
  • Pon la sartén de nuevo sobre el fuego, a fuego muy lento, para que la sopa no alcance nunca el punto de ebullición. Añade el caldo de carne mientras remueves la mezcla. Si no dispones de caldo también puedes utilizar agua, el resultado será parecido pero de un sabor menos intenso. Deja que se siga cocinando todo a fuego lento durante unos 20 minutos. Durante este tiempo no es necesario remover.
  • Después de los 20 minutos añade el resto del pan, previamente tostado en aceite de oliva. Déjalo flotar en la superficie hasta que se ablande. Añade pimienta y sal a gusto.
  • añade los huevos a la sopa. Déjalos reposar durante 3 minutos.
  • Servir muy caliente

Puedes añadir cualquier ingrediente que te guste a la sopa básica: el jamón, embutido, bacon o atún combinan bien con ella, así como muchos de lso otros productos que encontrarías en el campo si decides visitar España.